Césped natural

¿Es el césped natural o el pasto sintético el tipo de césped que estás buscando? ¿Cuál es mejor para la zona dónde queremos instalarlo? En esta página vamos a discutir los pros y los contras de cada uno de una manera objetiva, estudiando las cualidades y los inconvenientes de cada tipo de césped.

Estética

Césped natural

Las apariencias son subjetivas por lo que la mejor manera de decidir cuál es la manera que se desea que luzca un césped, lo mejor es visitar un centro comercial de venta de céspedes y verlos en persona.

Hay algunas quejas acerca de la estética del césped natural. Aunque la mayoría de la gente ha podido apreciar alguna vez en su vida la belleza de un césped natural, muy bien cuidado, en muchos lugares debido al clima y a las condiciones de la tierra, es muy difícil mantener un césped natural. Especialmente en zonas con sequías, extremas temperaturas y donde el costo del agua puede ser un problema. De todos modos, con los conocimientos adecuados, es definitivamente posible mantener un verde césped natural y en buen estado durante todo el año, aunque siempre será necesario el uso de una cantidad mínima de agua.

El césped artificial fue fabricado originalmente para superficies deportivas, donde su desempeño fue el factor más importante. Debido a su popularidad se extendió al uso en paisajismo, y los fabricantes de césped sintético comenzaron a refinar la apariencia del césped. Hoy en día hay algunos pastos sintéticos atractivos que se ven muy realistas, aunque una inspección más cercana revela siempre su verdadero origen. Una diferencia clave es que el césped artificial tiene un cierto brillo especial, demostrando que después de todo, son de plástico.

Sensaciones y sentir

Aunque el césped artificial y el natural se sienten muy diferente… una buena variedad tanto de uno como del otro podrán sentirse suaves y cómodos para jugar, sentarse y acostarse sobre ellos. Una diferencia clave es que el césped artificial se calentará en el sol mientras que el césped natural se mantendrá fresco. Por otro lado, el césped sintético no atrae a las abejas y otros insectos. Una vez más, la decisión final debe realizarse en un centro, donde ver y tocar diferentes tipos de césped será un punto clave.

Mantenimiento y longevidad

Un césped natural potencialmente dura para siempre siempre que su mantenimiento se realice correctamente. El pasto natural requiere de mucho más mantenimiento que los pastos artificiales. Un césped natural se debe cortar, fertilizar, regar y aplicar un control de malezas. El césped sintético debe durar alrededor de 15 años en un paisaje antes de necesitar ser reemplazado. Es extremadamente resistente, y en muchos puntos de venta tienen una garantía de 7 a 10 años. Una ventaja clara es que no hay zonas muertas, zonas gastados, daños debido a insectos o problemas de enfermedades. Funciona muy bien incluso con animales domésticos. Es fácil de mantener limpio y se ve muy bien durante todo el año. El daño puede ser reparado de manera similar a una alfombra. El césped artificial no está completamente libre de mantenimiento, ya que requiere de cepillado, limpieza y relleno alrededor de dos veces al año para controlar que las hojas de la hierba se mantengan rectas y erguidas.

Césped artificial

Otras implicaciones

El césped sintético puede ser ideal para personas que sufren de alergias a la hierba o a los insectos. Se puede instalar en cualquier lugar, sin tener en cuenta la cantidad de sol, sombra o el tipo de suelo. En el lado negativo tenemos que se calienta en verano, y debido a eso, el césped artificial no siempre es la mejor opción para los niños.

El césped natural se mantiene hasta 15ºC más frío que la temperatura ambiente en un día caluroso en comparación con el pavimento o el asfalto, y puede ayudar a enfriar el hogar. La investigación ha demostrado que un césped natural, enfría el medio ambiente equivalente a 4 acondicionadores de aire por evaporación. El agrietamiento de los hogares se reduce o se detiene cuando se riegan los jardines y se filtra el agua de la lluvia en el suelo. Muchas casas se han salvado de los incendios forestales por tener un césped real en todo el perímetro.

Impacto ambiental

El césped natural, obviamente, requiere de riego, que es un factor definitivo en Australia del Sur, por ejemplo. También requiere de siega y el uso de fertilizantes y productos químicos. Sin embargo la hierba también filtra la lluvia en el suelo en lugar de permitir que se escurra por el sumidero y erradique gases de efecto invernadero como el CO2, CO y SO2, además de muchos otros contaminantes. 100 metros cuadrados de césped emiten suficiente oxígeno durante todo el día para una familia de cuatro individuos.

Los céspedes sintéticos, por otra parte no requieren de riego, fertilizantes, productos químicos o siega. Sin embargo, están fabricados a partir de plásticos que contienen productos petroquímicos. En términos generales, son transportados a largas distancias (todavía se están realizando pruebas para saber cómo afectará al medio ambiente). El césped natural sin embargo, tiene una vida útil corta y sólo pueden ser transportados a distancias más cortas.

Accesibilidad e instalación

El costo inicial es un factor clave que impulsa a muchas personas a comprar un tipo de césped u otro. El césped sintético costará alrededor de $75 (55€) a $100 (75€) por metro cuadrado para el suministro e instalación incluida la preparación base. El césped natural costará alrededor de $25 (18€) por metro cuadrado para el suministro e instalación en función de la preparación de base.

La ventaja con el césped artificial es que cuesta muy poco su mantenimiento después de su instalación, mientras que el césped natural tendrá costos de mantenimiento en curso. Esta es un área gris que se exagera con facilidad por quienes desean influir sobre la elección de quieres tomar según sus preferencias de venta.

¿Qué césped es mejor para ti?

Hay muchos factores a considerar al elegir entre césped natural y césped sintético. Como se señaló anteriormente - ambos tienen su conjunto único de ventajas y desventajas. Si estás pensando en mantener el césped durante 10 años o más, a continuación, debes tener en cuenta las consideraciones de costo, básicamente. También pensar en el aspecto que más te gusta, el tacto, las sensaciones, cuánto tiempo tienes para mantenerlo, cuánto puedes invertir en su cuidado, cuáles son tus preferencias ambientales, y por supuesto, cuál se adapta mejor a tus necesidades más exclusivas.